sábado, 16 de marzo de 2019

Greta Thunberg

Genial!
Gritamos, luego cabalgamos!
Creo que el movimiento promete, como jubilado siento los ecos del 68.
Una y otra vez resuenan, el mismo eco, el mismo corazón
Pero detrás del ruido, un vacío ensordecedor.
¿Algo falla?
Chillar no es sinónimo de vencer, lo sabemos muy bien en Cataluña.
La libertad sin acción cae en saco roto.
Educación sin libertad no lleva a ningún sitio
La libertad sexual de nuestros jóvenes se ve anulada por una publicidad perversa, que sólo busca su explotación.
Después del grito ecologista viene la acción, sin ella el movimiento se vuelve estéril
No podemos chillar a un mundo sordo, no vale la pena
Precisamos acción


Acción  sobre productos no verdes
Acción sobre actividades no verdes
Boicot, acción, alternativas,
Sin ello el movimiento será absorbido por una sociedad que lo domina todo
Lo puede convertir todo en moda o en humo
El movimiento de  Greta Thunberg puede ser una excepción:
Las herramientas globales con las que cuenta tienen, en las redes actuales un poder que jamás se había tenido!
¿Vamos hacia una revolución ecológica?
OJALÁ ASÍ SEA


lunes, 25 de febrero de 2019

Populismo y voto

El populismo campa por sus anchas en Europa y a lo largo y ancho del mundo mundial!
Planteamientos simples y simplistas envenenan razonamientos y medias verdades.
En un mundo donde la inmediatez reina por doquier, y donde las fake news son el pan de cada día, el populismo reina y crece por doquier.
Dar la razón al pueblo es, como Fuenteovejuna, asegurar que no hay respuesta posible, que se tiene la razón.
Vivimos en democracias más o menos reales, llenas puntos oscuros y de medias verdades, herederas de lo que los griegos diseñaron siglos ha, podemos escoger,  que no elegir, a algunos de nuestros representantes, lo podemos hacer con cierta periodicidad, salvo errores de empates.
Las urnas son vigiladas y garantizan que no haya fraudes, los ciudadanos que quieren pueden votar libremente, los que no lo hacen deben aceptar el resultado de la votaciones, igual que los que sí votaron, pero se mantienen fuera del juego del sistema.

Un voto y punto..

El voto no es un contrato, ¿lo debería ser?, ¿lo puede ser?
El voto es la respuesta al plan de marketing de los partidos políticos.
Una vez entregado el voto se deben aceptar los resultados, se aceptan y a esperar otros cuatro años para volver a participar.
No hay mecanismos ciudadanos para revisar o certificar los resultados, para exigir el cumplimiento de las propuestas votados.
Lo que se prometió por parte del partido ganador y lo que se ha realizado suelen estar, demasiado a menudo,bastante lejos.

Un mundo moderno

Tenemos mecanismos suficientemente avanzados para mejorar el sistema de urnas.
Las urnas electrónicas proto serán seguras, a prueba de errores y manipulación.
Posiblemente los móviles puedan sustituir, en las sociedades avanzadas, las urnas. Mientras aguantamos el chaparrón populista, de las urnas del voto único.
Un mundo democrático debería permitir, posiblemente, una riqueza participativa:
Un voto como contrato
Un voto como compromiso
Un sistema de votos más allá de un sólo voto (por ejemplo los ciudadanos podrían disponer de die puntos a repartir...)
Un sistema participativo con poder real
Un participación en las sesiones de control ( hay mecanismos informáticos para procesar milloren de preguntas)
Dudo que una democracia basada en un documento INMÓVIL pueda pervivir durante mucho tiempo en el mundo actual.
Un mundo dinámico, vivo, y en constante evolución precisa herramientas que le permitan respirar, evolucionar, crecer y adaptarse a las necesidades de este mundo actual.