miércoles, 18 de diciembre de 2013

Otra Europa

Mundo Globalizado Europa dividida

El panorama que nos ofrece esta Europa es bastante triste: se habla de globalización, pero lo único globalizado de verdad es su Euro.
Los ciudadanos europeos asistimos atónitos a espectáculos políticos, donde se dan explicaciones a tan alto nivel que parecemos tontitos.
Tenemos une Europa con un valor, el euro, y una bandera llena de estrellas, pero no tenemos la sensación de sentirnos ciudadanos europeos ni protegidos ni unidos.
Tenemos tantas compañías telefónicas que cuando viajamos por Europa vamos buscando bares con WiFi para no arruinarnos.

Dinero contra-natura

Hay una paradoja en el flujo del dinero: mientras que unos se prestan dinero otros lo regalan, en nombre de una Solidaridad en el sentido del Kapital. 
El dinero de las regiones ricas fluye gratuitamente hacia una regiones que lo son menos.
Quizás sería mejor se prestasen dinero entre ellas a bajo coste. 
En el caso de España mientras que unas regiones recogen dinero a manos llenas otras se lo "dan" sin que las receptoras les rindan cuentas.

De Monarcas a Príncipes

No creo en una Europa de las Monarquías, mejor sería transformar los monarcas en Príncipes, hasta que el Tiempo los ponga en sus sitio.
Se ha visto la imposibilidad de un Rey de Europa, han habido desde problemas genéticos hasta militares, mientras unos han desparecido violentamente como los zares, otros conservan de diferentes maneras su trono.

Por una Europa Global

No nos basta con signos, no basta con el €, no nos basta con un Parlamento.
Somos muchos los que queremos más Europa.
Creo que los jóvenes necesitan más Europa para trabajar, para trabajar y para vivir, una Europa social y libre.
Evidentemente es muy difícil unificar la educación, pero también es evidente que nuestros jóvenes deben tener una historia de Europa en sus temarios, algo más lejos de historias globales.
Las trabas que aparecen en el día a día y la ignorancia de los pueblos europeos poco hacen para construir una Europa social.
Las próximas elecciones podrían ser una muestra de la capacidad de entusiasmar y motivar la ciudadanía europea.
¡¡A esta Europa le falta corazón!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada